lunes, 11 de enero de 2010

Las Maquinas Recreativas de Garrido - La del volante

Cuentan que a finales del siglo pasado, cuando la Play Station aún era algo inaccesible para muchos y tenías que conformarte con la Game Boy, la Nintendo o la Super Nintendo, cuando al ver el primero de los Need For Speed pensabas que era exacto a la realidad, cuando Guybrush era aún un grumete, cuando los sacerdotes decían "wololoooooo" para convertir a los enemigos en tropas propias, en resumen, cuando aún existían las monedas de cinco duros, existían varios reductos garridenses donde uno podía gastarse la paga en un ratito. Se llamaban Salones Recreativos, o como solía decirse "Salas de máquinas".

 


Los Garridenses podíamos presumir de tener unos cuantos para elegir: entre otros el Luimar, el Montre y aquel en que me fundi miles de pelas, el Medi. Algunos no lo conoceríais, pero se encontraba en la plaza Barcelona, justo donde ahora mismo hay una tienda de chinos cerrada. Tardes enteras pasamos en su interior, destrozándonos las muñecas en el futbolín, jugando al billar o incluso al ping-pong por tiempo, pero sobre todo viciándonos a las máquinas. Esas verdaderas reliquias que hoy en día muchos echamos de menos y recordamos con nostalgia. Es por esto, que he decidido hacer un homenaje a aquellas viejas glorias que nos hacían perder horas en nuestros fríos inviernos.

Comenzaré, como no podía ser de otra manera con una de las joyas de la corona. Es una máquina Antigua, Antigua con mayúsculas. Me refiero a "la máquina del volante". Esta maquina, solamente consistía en un volante, un pedal y una palanca para ir despacio o deprisa. Aparecía una carretera de arriba a abajo por la que circulaba un coche y según "avanzaba" tenía que ir esquivando a aquellos que iban apareciendo. Cuanto más tiempo estabas, mas subía tu puntuación y la dificultad iba subiendo hasta que llegado un punto se estancaba. En resumen, si eras bueno, podías jugar eternamente... En la parte superior había unos marcadores digitales en los que salían las mejores puntuaciones y eso era lo que en ocasiones desataba la batalla. A esa máquina quizá no jugaba nadie en años, pero en cuanto jugaba el primero, el pique hacía el resto: todo el mundo jugaba. En ocasiones podías ver todas las puntuaciones máximas en 9999 y eso que no era fácil en absoluto.

Como curiosidad, comentar que para jugar tenias que pedirle al dueño del Medi que te cambiara la moneda de cinco duros por un duro de los antiguos (si no recuerdo mal) para poder jugar. Según he investigado, la máquina debe de ser de finales de los 70 aproximadamente y era similar a estos modelos, solo que con el marcador digital arriba:

Y el juego en si era similar a esto :

Lo he logrado, después de horas en total lo he conseguido, no se si es exactamente igual porque la memoria me falla un poco, pero esta es la máquina:




Y aquí un video con un tio jugando, en el que se ve todo lo que el juego contenía: la ambulancia, la noche, los charcos y poco más... XD



Imágenes obtenidas de http://www.mismonedas.com y http://www.arcade-history.com/


PD: En nuestros tiempos de habitantes del medi era muy típico ver al Maestro Tello jugando a la máquina del volante. Normalmente los contadores llegaban a su límite y él seguía jugando hasta que se aburría. Estamos hablando del arte que solo un Maestro de las Máquinas podía lograr.

14 comentarios:

  1. Garrido it not spain11 de enero de 2010, 14:03

    ¿y donde quedaron los grandes recreativos?
    -el medi
    -el luimar
    -el monterral

    ResponderEliminar
  2. Garrido it not spain11 de enero de 2010, 14:04

    montreal (perdon) jeje

    ResponderEliminar
  3. uno de garrido jondo11 de enero de 2010, 22:42

    los dueños del medi son familia mia jej

    ResponderEliminar
  4. buaaaaaa los hayoyos wololooossss!! mitico jaajjaja

    ResponderEliminar
  5. Uno de garrido jondo, se va a hablar mucho del medi por aquí, ya lo verás jeje

    ResponderEliminar
  6. joder para aqella epoca no estaba tan mal era entretenido jaja

    ResponderEliminar
  7. uno de garridonorte12 de enero de 2010, 21:12

    era genial, yo tmb desperdicie mucho tiempo (y dinero) en esas salas, podias hablar de esas q eran como una noria para los niños, pero para una persona q habia en el montreal, siempre estaba vacia, no creo q llegaran a funcionar algun dia xD un saludo!

    ResponderEliminar
  8. jejeje eso no era desperdiciar tiempo ni dinero ;)

    ResponderEliminar
  9. Diga usted que si jajaja

    ResponderEliminar
  10. También habia que cambiar la moneda de 5 duros por un duro de los antiguos para jugar a una de un helicoptero que te sentabas y tenia un mando grande. Alguno la recuerda?

    ResponderEliminar
  11. garridense, todo llegará!!! tenga usted paciencia! me esta costando encontrar un puta foto de esa máquina... jaja

    ResponderEliminar
  12. En el Medi daban droga gratis a los niños en el garaje a cambio de tocamientos.

    ResponderEliminar
  13. PUES QUE HIJOS DE PUTA SOIS POR QUITARLO

    ResponderEliminar
  14. PUES QUE HIJOS DE PUTA SOIS POR QUITARLO

    ResponderEliminar